Inicio » Actualidad En Accion » ¿Tienes deudas? La Fiducia en Garantía puede sacarte de apuros
La hipoteca no siempre es la mejor solución para saldar cuentas. La Fiducia en Garantía puede darle liquidez y garantizar una fuente de financiación.

La hipoteca no siempre es la mejor solución para saldar cuentas. Bajo esta herramienta fiduciaria, puede transferir bienes o flujos futuros de dinero que permitirán darle liquidez y garantizar una fuente de financiación.

Imagine que, en su día a día de negocios, adquirió una deuda considerable con una persona, y esta le solicita un respaldo que asegure que usted pagará dicha obligación. 

Si su situación financiera no es la mejor y no cuenta la capacidad de endeudamiento para, por ejemplo, hacerse con un crédito bancario, seguramente usted recurrirá a hipotecar un determinado bien inmueble, como una casa, una oficina o una bodega, situación que quedará registrado en el correspondiente Certificado de Tradición y Libertad del bien inmueble y que seguramente se traducirá en una imposibilidad de buscar nuevas fuentes de financiación. 

Puede interesarte: 5 RAZONES PARA INVERTIR EN FINCA RAÍZ

Sepa que el esquema fiduciario tiene para usted un mecanismo que también le permite usar sus bienes como garantía, con un procedimiento que le permitirá establecer ventajas para el acreedor y que se traducirán en menores costos para ambas partes.

Conozca de qué se trata y en qué casos puede servirle una Fiducia en Garantía.

¿En qué consiste?

En Colombia, el esquema fiduciario ha sido altamente reconocido como garante de confianza. Como lo indica su propia naturaleza, la fiducia en garantía tiene como finalidad garantizar o respaldar obligaciones propias del Fideicomitente o de terceros, contraídas ya sea con entidades financieras vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia o incluso entidades del sector real o personas naturales. 

En la Fiducia en Garantía, el Fideicomitente transfiere uno o más bienes muebles o inmuebles al patrimonio autónomo que se constituya en virtud de la celebración del Contrato de Fiducia Mercantil y los cuales estarán destinados a respaldar y/o garantizar las obligaciones que el Fideicomitente o terceros hayan contraído y que puedan ser respaldadas con los activos del Fideicomiso.

Además: DE AHORRADOR A INVERSOR: DÉ EL PASO JUNTO A EXPERTOS

Así las cosas, una Fiducia en Garantía funciona como un mecanismo útil para que una persona pueda reestructurar sus deudas en una nueva negociación con acreedores, que no necesariamente son establecimiento de crédito, pues como se indicó anteriormente también pueden ser sociedades u otras personas naturales.  

Un caso práctico

Como lo explica Natalia Morales Álvarez, abogada senior de ACCION FIDUCIARIA, una Fiducia en Garantía le permite al deudor acordar un plan de pagos con uno o varios acreedores usando un bien como respaldo, sin que necesariamente implique constituir una garantía real sobre el determinado bien.

“Al crear un fideicomiso de este tipo, la entidad fiduciaria como vocera del patrimonio autónomo expide un certificado de garantía a favor del Acreedor Vinculado en el cual se indica entre otras cosas, el valor de la obligación garantizada, el valor y porcentaje máximo que se encuentra garantizado y de manera general las características de los activos que se encuentran respaldando la obligación con el acreedor garantizado”, precisa Morales.

De la misma manera, dentro del Contrato de Fiducia Mercantil se establece el procedimiento para ejecutar la garantía en el evento en el cual, el Fideicomitente incumpla con las obligaciones establecidas en los acuerdos privados suscritos entre el Fideicomitente y el Acreedor Vinculado.

 “El proceso para ejecutar la garantía es el siguiente: el acreedor notifica mediante comunicación escrita a la Fiduciaria que el deudor dejó de pagar o incumplió con sus compromisos y solicita la ejecución de la garantía. Una vez radicada la comunicación, la Fiduciaria como vocera y administradora del Fideicomiso da traslado de esta comunicación al Fideicomitente para que dentro del término establecido demuestre el cumplimiento de las obligaciones. En caso de que vencido el plazo establecido contractualmente y el Fideicomitente no se pronuncie sobre la solicitud de ejecución de la garantía, el inmueble podrá salir a la venta”, indica la abogada senior de ACCION FIDUCIARIA.

Los recursos producto de la enajenación del bien, se girarán a favor del Acreedor Vinculado hasta el monto garantizado de conformidad con los términos establecidos en el Certificado de Garantía y si quedaren remanentes serán girados al Fideicomitente.

Para ambas partes, una Fiducia en Garantía resulta conveniente porque no requiere acudir a la Jurisdicción Ordinaria para solicitar la ejecución de la garantía, como en el caso de una hipoteca. De igual manera, en el caso de la Fiducia en Garantía el valor por el cual se venda el bien inmueble podrá ser incluso el cien por ciento (100%) del valor del avaluó comercial, a diferencia de lo que puede llegar a suceder en un proceso de remate ante un Juez de la República, en el cual en la cual el bien es rematado a un precio muy por debajo de su valor comercial. 

Por otro lado, en caso de que el inmueble no sea vendido en el marco de la ejecución de garantía, el acreedor recibirá el bien inmueble en dación en pago, garantizando el pago de la obligación. En síntesis, es un gana-gana para ambas partes. 

Por otra parte, “La ejecución de la garantía se puede desarrollar en máximo 180 días, lo cual es mucho más ágil que los cinco años o más que podría tardarse la Jurisdicción Ordinaria en culminar un proceso ejecutivo hipotecario”, afirma Natalia Morales. 

Fuentes de pago como garantía

La Fiducia en Garantía también tiene otra modalidad, en la cual lo que se transfiere al fideicomiso es un flujo de dinero que periódicamente el deudor recibe a lo largo del tiempo. Es flujo puede provenir de un contrato de arrendamiento o alquiler, una factura por servicios prestados y/o los recursos derivados de un título valor. 

Por tanto, ese flujo de dinero constituirá la fuente de pago para las obligaciones que el deudor posee. “Lo que se transfiere aquí son los derechos económicos por esas fuentes de pago. Por ejemplo, una persona transfiere al Fideicomiso los derechos económicos derivados de un Contrato de Arrendamiento sobre un local comercial que tiene suscrito con una cadena importante de ropa y textiles, con el propósito de que esos flujos de dinero sean girados periódicamente desde el Fideicomiso a la entidad con la que tiene una obligación crediticia”, precisa Natalia Morales.

De acuerdo con la abogada senior de ACCION FIDUCIARIA, esto le da flujo de caja al deudor, ya que está pagando su obligación sin afectar la caja o flujo actual del Fideicomitente y el impacto mensual de esa deuda se reduce, ya que se elabora un plan de pagos con base en esa fuente de pagos.

ACCION FIDUCIARIA cuenta con los profesionales idóneos para llevar una Fiducia en Garantía a buen término y en conformidad para todas las partes involucradas. Encuentre más información ingresando aquí

*Para ACCION Sociedad Fiduciaria es importante la claridad en la información, por lo cual a continuación encontrarán algunas notas a tener en cuenta en la revisión de nuestras publicaciones: DISCLAIMER PUBLICACIONES

 

Noticias relacionadas

  • ‘Tips’ de ahorro par...

    En el Día Mundial del Emprendimiento, 16 de abril, ACCION FIDUCIARIA se conecta con los emprendedores a través de una guía para el buen manejo...
  • Inversión para sus i...

    Dar confianza a los inversionistas no siempre es sencillo. Los negocios fiduciarios permiten crear un esquema transparente y organizado, donde...
  • ¿Tienes deudas? La F...

    La hipoteca no siempre es la mejor solución para saldar cuentas. Bajo esta herramienta fiduciaria, puede transferir bienes o flujos futuros de...